• Los problemas sentimentales tienen un alto impacto en la conciliación del sueño.

  • Problemas de pareja que quitan el sueño

El sueño es la función reparadora del organismo por excelencia, el tiempo en que mente y cuerpo se abandonan para que por sí mismos encuentren de nuevo su equilibrio y repongan la energía necesaria para continuar con el proceso de la vida.

Todos los problemas que nos irrumpen durante el día tienden a alterar el ciclo del sueño, tanto es así que es habitual recurrir a somníferos en épocas emocionalmente complejas. Y con ayuda química o sin ella la propia angustia de meterse en la cama e ir acompañando al reloj en cada minuto que pasa suele desembocar en cansancio, irritabilidad e inestabilidad afectiva.

Los problemas sentimentales, concretamente los problemas de pareja, tienen un alto impacto en la conciliación del sueño, tanto es así que las parejas que atraviesan crisis, desencuentros o distanciamiento emocional conviven con una incapacidad para el descanso, dando vueltas en la cama, levantándose a mitad de la noche, con la música de fondo de los suspiros del otro y sobretodo con ansiedad que no puede ser calmada por el compañero que solía hacerlo.

¿Ya no puedes dormir? ¿Pasas la noche en vela buscando en Google respuestas sobre el desamor? ¿Amaneces cansado, triste, impaciente y sin ganas de comunicarte con tu pareja? ¿La cama se ha convertido en el lugar donde más te cuesta descansar de la casa?

Sin duda, la intimidad de la pareja en todos los sentidos se simboliza en la cama conyugal, donde se representan no sólo los encuentros sino también los desencuentros, y mientras que los primeros nos llevan directos a brazos de Morfeo, los segundos nos generan tal desequilibrio que el insomnio es la única forma de expresarlo.

El insomnio nos avisa, nos relata con vehemencia que si no podemos dormir será necesario revisar qué es aquello que nos quita el sueño, tomar conciencia de que el problema se instala como inquilino con pensión completa, al que podremos echar cuando abordemos los problemas con la ayuda que sea necesaria.

Los problemas de pareja tienen solución, no siempre en el sentido que uno desearía, pero el sostenerlos en el tiempo sin intervención sólo logrará enquistarlos y, desde luego, se convierten en frentes abiertos, de aquellos que nos sorprenden a media noche enganchados a la red.

  • ¿Te llamo?

  • ¿Me llamas?


Acepto la política de privacidad y cookies


¿Me llamas?
608062827